hero

NOSOTROS

DEJANDO EL MEJOR LEGADO PARA TUS HIJOS

MISIÓN.



Trabajamos en el desarrollo espiritual, académico, físico, emocional y social de nuestros estudiantes, en asocio con la Familia; a través de una educación cristocéntrica y bilingüe, que apunte al desarrollo de la fe, el carácter y la excelencia.

VISIÓN.



Formar generaciones que lleven la luz de Jesucristo a través de la fe, el carácter y la excelencia.



VALORES.


Amamos a Dios y a la gente. Cuando amamos a Dios:
- Cultivamos una vida devocional.
- Llevamos una vida abundante en el fruto del Espíritu Santo.
- Servimos a la iglesia.
- Compartimos el evangelio a otros.

Cuando amamos al prójimo:
- Cuidamos a nuestra familia.
- Cuidamos nuestro cuerpo.
- Protegemos nuestra actitud y espíritu.
- Cuidamos nuestras relaciones interpersonales.
- Servimos a la comunidad.
- Respetamos a las autoridades.
- Cuidamos la naturaleza.
- Estamos comprometidos con la excelencia.

DECLARACIÓN DE FE.



CREEMOS que hay un solo Dios, Ser Supremo, Creador y sustentador del universo.

CREEMOS que el ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios.

CREEMOS que la imagen de Dios en el ser humano se ha visto afectada por el pecado.

CREEMOS que Jesucristo fue engendrado por el Espíritu de Dios .

CREEMOS que Jesucristo es el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, quien murió en la cruz y resucitó al tercer día para redimirnos del pecado y de la condenación, y que está ahora sentado a la diestra de Dios en los cielos como Rey y Señor.

CREEMOS que la iglesia es la comunidad de los discípulos de Cristo, en quienes habita el Espíritu Santo de Dios y a través de los cuales Cristo continúa su ministerio redentor en el mundo.

CREEMOS que Jesucristo vendrá nuevamente para gobernar a la humanidad.

CREEMOS que la Biblia es el registro preciso e inspirado por Dios de la vida y enseñanzas de Jesús, de la doctrina apostólica, de la historia de Israel y de la creación. En estas Santas Escrituras encontramos la base de lo que sabemos acerca de Dios y debemos usarlas como guía en todo lo que hacemos y enseñamos.

EDUCANDO PARA LA ETERNIDAD.

Educar para la eternidad quiere decir que vemos hombres y mujeres:



- Felices.

- Responsables de su espíritu y que cultivan una vida devocional que les permite desarrollar una relación íntima con el Señor.

- Entienden que la actividad que ejecuten (Estudio, trabajo, hogar, etc) es una expresión de la naturaleza y los atributos de Dios.

- Saben que están empoderados por el Espíritu Santo para vivir una vida de fe y de alabanza a Dios, usando los talentos y dones que Él les ha dado, mostrando el carácter de Cristo, motivados por el amor y siendo luz donde quiera que van gracias a su alegría, sabiduría, benignidad y excelencia.

- Asertivos, con lógica, buena memoria, concentración y demás habilidades mentales que le permitan desempeñarse efectivamente en cualquiera área

- Preparados para practicar principios bíblicos de salud, moral y vida familiar.

- Comprometidos con la gran comisión, orando, apoyando financieramente o compartiendo el evangelio.

- Conocen, entienden y aplican sabiamente la Palabra de Dios en todas sus decisiones.

- Defienden la cosmovisión bíblica del mundo y entienden las cosmovisiones que se le oponen.

- Buenos mayordomos del tiempo, las finanzas y todos los recursos que posee.

- Toman decisiones saludables, entendiendo que su cuerpo es templo del Espíritu Santo.

- Disciplinados y organizados, comprometidos con su continua formación.

- Críticos constructivos y prudentes, con habilidades para encontrar información, analizarla, resolver problemas y tomar decisiones sabiamente.

- Aprecian los deportes y las artes y entienden como ellos expresan y ayudan a formar el carácter a través de convicciones y valores.

- Poseen la habilidad para trabajar y pensar en términos de números y de utilizar el razonamiento lógico adecuadamente.

- Respetan y se relacionan apropiadamente con honestidad y alegría con las personas que le rodeen.

- Sirven con los dones y talentos que Dios les ha dado a la comunidad menos favorecida.

- Entienden, valoran y se comprometen con actividades sociales y cívicas y están dispuestos a servir procurando el bien ajeno a pesar del propio.

- Saben asumir su rol como seguidores y líderes.

- Auto motivados, sin lugar a excusas.

- Hombres y mujeres con una identidad sexual sana, que se identifican plenamente con el género que Dios les entregó.

- Tienen una genuina apreciación por el medio ambiente y ejecutan responsablemente la mayordomía que Dios les ha dado sobre la naturaleza.

- Desarrollan una mentalidad de padres y de cónyuge.

- Expresan en forma clara lo que sienten, necesitan o piensan, teniendo en cuenta los valores, opiniones, derechos y sentimientos de los demás.

FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA



La filosofía de la educación cristiana en el Colegio J. Vender Murphy está fundamentada en los siguientes principios:

- La educación de los niños, tanto en el hogar como en la escuela, debe ser conforme a la Palabra de Dios.
- La educación y la formación de los niños es responsabilidad de los maestros y de los padres.
- Reconocemos que Dios tiene una relación única y personal con cada persona.

PERFIL DEL PADRE/MADRE DE FAMILIA



Los padres de familia del Colegio Cristiano J. Vender Murphy son hombres y mujeres comprometidos con la educación de sus hijos, asumiendo sus responsabilidades como padres tanto en el hogar como en la escuela.

Los padres de familia del Colegio Cristiano J. Vender Murphy son:

Responsables: Reconocen que la educación y la formación de sus hijos es principalmente su responsabilidad y, por lo tanto, velan por el buen desempeño académico y disciplinario de ellos, así como de su formación espiritual.

Dedicados: Hacen un seguimiento eficaz al proceso académico de sus hijos, dedicándole el tiempo necesario en casa y asistiendo puntualmente a las reuniones de padres de familia.

Colaboradores: Comprenden que los directivos y los docentes del Colegio son parte, junto con ellos, de un mismo equipo, y que por lo tanto comparten un mismo objetivo: educar académica, física y espiritualmente a los estudiantes de la institución; por lo tanto, están dispuestos a brindar todo el apoyo que el Colegio requiere de parte de ellos.

Coherentes: Aceptan y respetan la filosofía del Colegio en el cual han confiado la educación de sus hijos.

Formadores: Saben que la formación del carácter empieza desde casa, corrigiendo oportunamente con amorosa autoridad las malas actitudes y los comportamientos negativos de sus hijos, y siendo para ellos un ejemplo constante de valores y buenas costumbres.

Honestos: Aceptan las consecuencias del desempeño académico y disciplinario de sus hijos cuando estos no son buenos, no obstaculizando los procesos institucionales correspondientes.

Respetuosos: Manifiestan sus sugerencias, inquietudes y/o inconformidades de manera ecuánime, respetando siempre a los docentes y directivos del Colegio.

Honrados: Respetan el buen nombre del Colegio y de sus funcionarios delante de sus hijos, aun en los momentos en los que, por alguna razón, no están de acuerdo con la Institución.

MANUAL DE CONVIVENCIA SIEE

PREGUNTAS FRECUENTES

Conozca respuestas a sus inquietudes